Buscar
  • Yarisa Mendieta

Lo único seguro es el cambio

Cuando nos encontramos con una situación de inminente cambio es normal sentir mucho temor. Temor a lo nuevo, a lo desconocido, a intentar algo diferente.


Experimentamos cambios en todas las etapas de nuestras vidas, en lo personal y en lo profesional.



En lo profesional los cambios pueden ser cambiarse de empresa, cambiar de puesto dentro de la misma empresa, cambiar de responsabilidades o decidir emprender.


Cada uno de estos cambios algunos grandes otros tal vez no tanto traen una serie de temores y emociones que debemos aprender a manejar por que la realidad es que los cambios se van a presentar siempre, es lo único seguro, todo cambia y todo pasa.


Al momento que se presenta un cambio en la empresa específicamente, hay varias etapas que dependiendo de cada uno se superan más rápido o a veces toman más tiempo. Y es bueno estar claro para entendernos a nosotros mismos y estar dispuestos a afrontar los retos de forma activa y eficiente.


Cambios

Una palabra a la que muchos le tenemos miedo pero que es algo constante en nuestras vidas.


Puede ser en lo personal, cuando te casas o tener hijos o comprar casa o hasta lo mas sencillo como cambiar de look.


En lo profesional también, puede representar cambiar de empresa, de responsabilidades dentro de la misma empresa, cambio en el sistema operativo, cambios organizacionales o tomar la decisión de emprender.


Y depende de cada uno de nosotros como afrontamos esos cambios y cuanto nos resistimos o recibimos la nueva realidad.


En mi experiencia manejando proyectos de alta complejidad con cambios a varios niveles como también en emprendimiento la clave está en lo siguiente:

  • Prepararse: leer la información que te proporciona la empresa o leer artículos referentes al cambio o buscar libros que te ayuden a prepararte para lo que va a pasar. Buscar ayuda de colegas o amigos que han pasado por el mismo proceso y asesorarte. En el caso de emprender preparar un terreno financiero que te permita salir de tu trabajo y mantener los meses que se necesite sin ingresos, es parte de la preparación.

  • Actitud Positiva: es complicado tener actitud positiva cuando los cambios provocan temor a perder tu trabajo, pero la actitud es un factor determinante en todo este proceso. No se puede controlar muchas de las cosas que pasar a nuestro alrededor, sea factores económicos o decisiones organizacionales, pero si podemos controlar nuestra actitud ante los cambios. Al mostrar una buena actitud puedes ser gestor de cambio en tu organización y en tu vida.

  • Aceptar: resistirse a los cambios es parte del proceso, pero si se prolonga por mucho tiempo hace la experiencia aún más complicada. Al aceptar las cosas que están bajo tu control y las que no, te permite enfocarte en lo que realmente puedes aportar al proyecto, al cambio y te permitirá evaluar mejor los siguientes pasos a seguir.

Finalmente, el cambio puede tener muchos pasos, muchas etapas dependiendo de la complejidad que represente, pero todo esta en nosotros mismo y en que tan dispuestos estemos y que tan rápido podamos hacer esas transiciones a lo largo de nuestras vidas. Con el tiempo nos volvemos más expertos, pero siempre de cada uno de esos cambios se aprende, se crece y cierta parte de ti va cambiando y evolucionando para mejor.


¡Así que abraza el cambio!

2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo